NARUA- ¿QUIETECITA ESTÁS MÁS GUAPA? ¡NO! CUANDO MÁS BELLA ME SIENTO ES AL DANZAR AL REDEDOR DEL FUEGO.

 Narua - Es una ilustración de una mujer saltando por los edificios de noche. del taller vive tu cuerpo habita tu vida

Laura inserser Nieto

Cuando ponía el punto final a este breve cuento, justo en ese momento, una pequeña vela que tengo sobre mi mesa se ha apagado. Esa vela, regalo de Narua Movimiento Cuerpo y Arte, me recuerda una frase que este mes he trabajado en su taller. “Mi cuerpo me sostiene”. ¿Casualidad?, no lo sé. Lo único qué se, es que ha hecho mucho más intenso y real ese punto final de la historia.

Relato que nace para Narua, pues cada mes tengo un compromiso de escribir un “articulo” como intercambio con ellos. No son deberes, son quereres, cómo les gusta llamarlos. Ellos me dan lo que saben, yo les doy lo que sé. Un trueque. Y cuando uno se mueve ( en el sentido más literal y orgánico de la palabra) aparecen más personas y más proyectos. Por ahora os dejo este relato medio breve, con algún guiño a mis queridas matemáticas, pero sobretodo con un guiño a la vida, mejor dicho,a mi vida. Dedicado a Mar, Guillermo y el grupo del Taller ” Vive tu cuerpo, habita tu vida”.

Comenzamos:

Silencio, me he permitido un segundo de silencio. Últimamente acompaño todo lo que hago con música, buena música, obvio (risas). Pero en este instante preciso, preciso silencio para poner atención a mi cuerpo, para sentir que mi cuello está tenso y mis codos, aunque flexionados para escribir, están rígidos. Silencio para sentir una punzada en mi vientre que me viene a recordar que la luna está creciendo.

Respiro (pausa), vuelvo a respirar. No he dejado de hacerlo en ningún instante y ahora lo hago más consciente. Ando explorando mi cuerpo, reconociendo su capacidad expresiva, su potencial, su agresividad y su dulzura. Mi cuerpo que grita, susurra, llora, ríe, bendice y maldice lo que mi boca calla o en el mejor de los casos lo que mi boca miente o habla en una verdad a medias.

Nunca imaginé la cantidad de músculos que se tensan con algunos de mis complacientes y amables “gracias” . Al mismo tiempo siento con claridad como se relaja y entrega cada célula cuando digo esa misma palabra desde otra parte de mí. El cuerpo, mi cuerpo parece marcar una diferencia. Intuyo que no debe ser compleja esta conexión corporal, digamos que es lo natural. Como lo he ignorado durante años, ahora dejarme llevar por esa intuición e instinto resulta difícil. Mi cuerpo que soy yo, está bastante oxidado y no consigo conectar con mis necesidades. Sin embargo me paso el día imaginando y creando las vidas de los demás. La idea de cómo debe ser, de lo correcto, de la perfección y del éxito han hecho que mi vida esté fuera de mí y pase y se escurra sin yo hacer apenas nada más que contener, como una gigante presa de agua. “Quietecita estás más guapa, y regaló su belleza al apagar su danza”. Para habitar mi vida y reconciliar la cabeza y el corazón necesito saber si esto se hace con puños (voluntad) o con intuición (corazón). He ido picando de aquí y de allá buscando respuestas. A día de hoy y hasta que me demuestre lo contrario mi respuesta es “DEPENDE”. Esta respuesta me muestra un mosaico de puertas por abrir, es una respuesta que no es respuesta, porque cada situación tiene la suya propia. Ahora llega el salto, pasar de la observación a la acción, dejar de ser espectadora y crítica de teatro, para pasar a ser actriz principal. Aquí el reto,vivir ese “DEPENDE” y responder ante cada situación.

Las actividades creativas y corporales como el canto, la danza, la escritura, el teatro y la pintura las vivo como esa reconciliación de mi cabeza y mi corazón. En esos momentos puedo mostrarme tal cual soy. Plasmo mi yo más íntimo, muchas veces desconocido para mí y expreso lo que en otros momentos callo. timthumb

Dejo mi alma desnuda, me expongo ante mis miedos y veo mis fortalezas. Ésto es relativamente sencillo cuando lo hago sola. Harina de otro costal es trabajar ésto en grupo. Entonces se accionan las mascaras de lo que debe ser, del aparentar, de hacer lo que creo que esperan de mí y un larguísimo etc. Justo en ese punto en que “la máscara” está en acción puedo acercarme a ella, a ver qué sucede. Puedo pasarme años teorizando y escribiendo cuentos sobre mi máscara, sin rozarla. Si la pillo “infraganti” si la alcanzo en acción la cosa cambia y dejan de ser teorías. Pasa de no ser a ser, puedo reconocerla, mirarla, olerla y quizá quitármela (todavía no tengo muy claro qué sucede si me la quito, aún la estoy observando desde detrás de un árbol). Hay una amplia oferta de grupos que trabajan este enfoque creativo integral desde el cuerpo, el desarrollo personal y el bienestar: teatro terapéutico, biodanza y ArteTerapia por poner algunos ejemplos. Grupos que crean espacios de confianza. Se trabaja desde la experiencia, desde lo vivencial y generan, por mi experiencia, una buena energía que facilita la expresión, la comunicación y la exploración de nuevos caminos.

Cuando hay luz sobre un objeto, también se proyecta la sombra, participar de estas actividades no es un ¡qué bien vamos a bailar y a cantar felices cómo seres de luz alados y bellos!Cuando conecto con mi cuerpo encuentro además de luz, todas aquellas cosas que no me gustan de mí y que rechazo. En el plano físico y emocional se ponen en pie, miedos, bloqueos, odios, complejos y un, de nuevo, largo etc. Es doloroso reconocerme también en las facetas más sombrías. Reconocerlas y reconciliar los opuestos (luz-sombra) es una experiencia difícil y liberadora.(Lo de difícil lo he experimentado, lo de liberador todavía no lo tengo muy claro, aunque eso cuentan los que lo han vivido)

hotel-700x551Cuando aparecen las sombras saltan todas las alarmaspara no reconocerlas y mucho menos mostrarlas. Incluso, paradójicamente, utilizo todas las actividades creativas, pintar, bailar y cantar para no dar el salto y quedarme en mi zona de “comodidad”, por muy incómoda que me encuentre en ella. Dibujo, pinto, escribo, canto y bailo como simple diversión y esparcimiento, para quedarme en mi drama, en el “pobrecica de mi” sin reconocer que estoy exactamente donde quiero estar, por mucho que proteste y haga bandera de “querer cambiar yo y por supuesto cambiar el mundo por uno más justo y más humano”

Así que muchas veces me veo, escribiendo, cantando, contando cuentos, danzando o pintando, riendo o llorando sin entrar en la transformación vivencial, nadando en la grata superficie del lago, complaciente en mi cantinela ¡qué vida ésta! sin sumergirme en lo desconocido para que algo cambie. Puedo participar en cientos de talleres de desarrollo personal, autoconocimiento, círculos de mujeres, encontrarme con mi voz, trabajar con la improvisación, vivir mi cuerpo, hacer seguimiento terapéutico personal, habitar mi vida, hacer teatro o ponerme un pie en la oreja repitiendo un Mantra 108 veces, manteniendo la respiración de fuego apretando mi punto del ombligo, puedo hacerlo y simplemente estar realizando estas actividades por diversión, entretenimiento y bienestar tipo luz de bengala. Puedo hacerlo sin moverme un ápice de mis estructuras mentales y sin arriesgarme a des-aprender y a explorar cosas nuevas para el cambio que estoy buscando. La decisión de atravesar la puerta de la autenticidad en estas vivencias personales y grupales es mía. ¿y cómo sé que estoy entrando en esa transformación? Sencillamente se sabe.

Pero no solo quiero huir de mis sombras, curiosamente también hay una estampida cuando aparecen “cosas” positivas. Gran descubrimiento: no me permito estar bien o sentirme plena. Me despierta curiosidad ver y sentir, sobretodo al trabajar en grupo, que se generan y florecen momentos emotivos y de fuerte energía positiva. El grupo vibra, responde, hay acercamiento y contacto. Con naturalidad aparece un intercambio fructífero y el alma se esponja y siento que el cuerpo me está hablando. Entonces, en ese instante en el que el “bien sentir” fluye, en el que me siento reconocida por mí y por mis compañeros (por mí primero),empiezo a oler el empoderamiento, escucho el agua que corre, respiro satisfecha, tranquila, empiezo a re-conocerme y ¡oh sorpresa! , retengo el aire, me suspendo en la sensación y sI, ¡oh sorpresa! Automáticamente, con la precisión de un reloj de cuarzo, empiezo a SENTIRME MAL y empieza el auto sabotaje. ¡Toma ya! Conclusión:no me permito estar bien, no y no. Esto no es para mí, algo debe estar fallando. ¿Cuánto placer soy capaz de aguantar? Si, si, placer, no dolor. Repito ¿cuánto placer soy capaz de aguantar? Me enseñaron a vivir el dolor y a rechazar o al menos a moderar y controlar bienestar. El famoso, cuando todo va bien algo malo viene detrás, los valles de lágrimas y la hilera de lamentos y suspiros de resignación, la modestia, amén de ( bla, bla, bla bla). images (4)Encontrarme y permitirme el bien-estar y el placer como parte de mí, consentir y consentirme, sentirme satisfecha y plena son la otra cara de la moneda, la luz, otro hilo, otro nudo a des-nudar de esta madeja en la que ando enfrascada.

Coqueteando con estas vivencias ando, (momento publicidad consciente, también conocida como boca a boca) con Narua Moviemiento Cuerpo y Arte, Escuela de Canto Improvisado Danza Palabra Pedagogía, EncontrArte con Arte, Mukande Ubuntu por ahora.

Tienen nombre y mi reconociento por su trabajo las facilitadoras y facilitadores de los talleres: Cristina, Julián, Mar, Guillermo, Lorena, Ricardo, Ana…

Tiene el grupo también nombre y mi reconocimiento por su búsqueda: Pilar, Erika, Nacho, Gabriela, Andrés, Luis, Verónica, Carmen, Esperanza, Oscar, Elena, Yolanda, Julia, Anabelle, Fernando, María Luisa, Eva, Carmen, Patricia, Pablo, Lola, Olga, Pedro, otro Guillermo, Susana, Virginia…

Tengo nombre y mi reconocimiento cuando hablo en primera persona: Laura.

Así siento los actos creativos que van surgiendo en mi día a día y así cierro y corto, qué ya me alargué bastante, que las palabras son palabras. Silencio (pausa), entro de nuevo en él y mi cuerpo habla.

Laura-Lin. Creando para Vivir.

(Ilustraciones de Kanako Kuno y de Virgina Torrano)

Este y otros relatos de Laura insenser Nieto en :

https://lineasenlamano.wordpress.com/

Publicado en: Blog

Deja un comentario